El Equipo Experiencia Casos Cuidados Publicaciones Programar Consulta
 

CUIDADO DE TUS PIES Y TOBILLOS.

Cuidado de la piel

La piel de los pies está sometida a grandes esfuerzos de roce e impacto en forma continua. Es frecuente por lo tanto que se encuentren zonas enrojecidas, o zonas de piel mas gruesa llamadas callosidades. Las callosidades se forman por roce de la piel contra el calzado o por zonas en que el pie sufre alguna sobrecarga o aumento de presión por condiciones propias del pie. El lavado frecuente y el uso de calzado apropiado con suficiente amortiguación debería eliminar estas zonas de callosidades. El podólogo puede ayudarle a disminuir estas callosidades, pero el hecho de tenerlas pone de manifiesto alguna condición que de mantenerse en el tiempo, es recomendable que sea evaluado por un traumatólogo especialista en tobillo y pie.

Como recomendaciones generales, lave sus pies todos los días, elimine todo el jabón y seque cuidadosamente, especialmente entre los dedos.

 

Use calcetines preferentemente de algodón. Si tiene problemas de transpiración, cambie de zapatos regularmente para que estos se sequen entre un uso y otro. Puede usar talco con o sin desodorante para ayudar a absorber la humedad de sus pies. De tener piel seca, es recomendable que utilice cremas hidratantes, como las que se utilizan para las manos.

 

 


 


 

 

 

 

subir