El pie plano más común en niños es principalmente de origen genético. Existe también una pequeña proporción de pies planos que tienen su origen en una malformación congénita esquelética.

Sobre los 7 años, entre un 20 a un 30% de los niños y niñas tienen pie plano. No es recomendable realizar el diagnóstico de pie plano antes de esta edad, ya que el arco está aún en formación. Antes de los 7 años, hasta el 50-60% de los tienen pies con aspecto de pie plano sin realmente serlo.

Los grupos que son más propensos a desarrollar pie plano son el género masculino, o los niños que presentan sobrepeso, obesidad y tienen antecedentes familiares.

pie plano niño 6

Niño con pie plano

La base del diagnóstico del pie plano en esta edad es el examen físico del traumatólogo infantil. El aplanamiento del arco y la desviación hacia fuera del talón son algunos de los puntos a considerar. Radiografías no son necesarias por lo general para realizar el diagnóstico, a no ser de tener algún factor de riesgo.

El tratamiento consiste en la indicación de plantillas y si estas no dan resultado, se recomendará una cirugía. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el tratamiento sólo está indicado en pacientes que son sintomáticos, es decir en aquellos que tienen dolor debido al pie plano.

No es posible evitar el desarrollo de pie plano. Ya no es válido el concepto de iniciar el uso de plantillas durante la primera infancia para “corregir” el pie plano. Lo que sí se puede hacer es prevenir o retardar el inicio de síntomas evitando el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo.